Por ti.


Si no vienes a la luna,
mujer,
la casa duerme en noche eterna.

Si al alba no estás,
mujer,
no hay ventanas ni luz posible.

Si no es tu voz aquí,
mujer,
se hace eterno el silencio eterno.

Sin tu fruto,
mujer,
ya no hay siembra.

Si no tus manos,
mujer,
dónde mi boca de hombre.

Si no tú,
(murmulla mi adentro)
mujer, nunca yo.

Sin tu pecho,
mujer,
dónde dormiré jamás este mundo.

Si apenas partas,
mujer,
yo me muero.


Que las estrellas te guarden,
esposa mía,
siempre...